UN CHISTE SERIO

08.07.2024 07:36

Octavio Quintero. --

El sistema de salud colombiano, basado en la intermediación financiera de las EPS, es como ese niño enfermo y desahuciado que su madre lleva al médico, y tras mirarlo, le dice a la señora: ¡desvístase! Ese no sirve, hay que hacer otro. Ya en serio, tras ver la corrupción reflejada en el cuadro temático de @vcalvot, se percibe que en Colombia el sistema sanitario es un verdadero estercolero que no tiene arreglo, es decir, hay que hacer otro. Pero la estructuración de un nuevo sistema sanitario debe comenzar por la cabeza, es decir, por unas autoridades serias que hagan cumplir con rigor las normas, porque lo que se ve en el cuadro, es que el desvío y robo de los recursos públicos de la salud se ha producido por desidia, y tal vez, connivencia, de altos funcionarios públicos, empezando por los ministros de Salud, superintendentes del ramo, giradores de recursos (ADRES), siguiendo con las instituciones de vigilancia y control; Procuraduría y Defensoría del Pueblo; Contraloría y Fiscalía; y arrímenle al sancocho, varios (muchos) legisladores, los gremios económicos, de médicos y contadurías. ¡La tormenta perfecta! Reformar un pozo séptico es imposible: se tapa un hueco y olor sale por otro. Es lo que se intenta hacer, desgraciadamente… Construir sobre lo construido, es una entelequia perversa de la oposición que, en este caso, parece estar calando en el Gobierno del Cambio, como reiteradamente lo viene observando otro agudo veedor del sistema de salud: @MedicoFernandez.

Da la impresión que iniciamos los dos últimos años del presidente Petro dispuestos a alcanzar un “gran acuerdo nacional” que permita destrabar políticamente la reformas sociales… Si en el “acuerdo” se entregan los propósitos del cambio, o se mimetizan, habremos perdido la oportunidad histórica de darle un timonazo al rumbo de Colombia… Seguiremos en las mismas y con los mismos, buscando resultados distintos, haciendo lo mismo.

—————

Volver