Yo sé quién sabe lo que usted no sabe

18.10.2010 13:28

El ilustre periodista Alfonso Castellanos, tenía un programa de televisión que recibía preguntas de la audiencia y las respondía a través de personas muy calificadas para resolverlas, de alguna manera segura, sin que quedaran mayores dudas. Tomo prestado el título de su programa para la siguiente nota.

Incisivos analistas no se explican aún cómo es que en una economía tan boyante como la colombiana, persistan problemas tan agudos como el desempleo, cuya tasa (12,9% en septiembre), es la mayor de América Latina y una de las más altas del mundo; y el de pobreza, que da hasta vergüenza: 60 por ciento de la población, unos 27 millones de personas tienen problemas de subsistencia diaria, algunas (dicen que por lo menos 9 millones), caminando sobre la indigencia, es decir, muriéndose de hambre.

Pues, muy sencillo: porque la economía colombiana depende ahora de empresas extranjeras que se han  apoderado no sólo de las principales empresas nacionales sino del mercado interno, y cuyas utilidades viajan al exterior, balance tras balance. Empresas que, por lo demás, favorecidas por la “confianza inversionista”, han recibido toda clase de gabelas tributarias y prebendas financieras que les han permitido modernizar sus procesos productivos a punta de tecnología importada, reemplazando la mano de obra nacional y precarizando los salarios.

Es el caso de las flores que recientemente se denunció en esta columna y que, el prestigioso columnista, Daniel Coronel, en la última edición de la revista Semana, vincula con la sucia campaña  presidencial del ex ministro Andrés Felipe Arias. 

Entre las 10 primeras empresas que dominan el mercado colombiano, sólo una, Cementos Argos, es auténticamente colombiana aunque, como se rumoró a mediados de esta semana que termina, ya tiene ofertas de compradores extranjeros.

Sólo por recordar, miren cómo se ha ido yendo el patrimonio público y privado del país en los últimos años: Bavaria a Sudáfrica y el Reino Unido; el Éxito a Francia; Telecom y Celumóvil (hoy Telefónica) a España y Avianca a Brasil. Todas estas empresas están hoy en los primeros 10 lugares del ranking empresarial del país, junto con Comcel (México), Drummond (Estados Unidos), Cémex (México y Carrefour (Francia).

En conclusión, dentro de las 10 empresas más importantes, sólo nos queda Argos, pretendida por la brasileña Camargo Correa.

-

Fin de folio: Si la economía de un país está determinada por fuerzas ajenas a su propio interés, el resultado bien puede ser un gran auge económico que se traduce en elevadas ganancias, a costa de sacrificios sociales determinados por el triunfo de la eficiencia sobre la equidad.

 

Volver al inicio 

Volver a Editoriales