Te rogamos Divino Niño...

09.12.2010 10:51

El incremento en el salario mínimo es un  cuento de navidad en donde intervienen el gobierno, los empresarios y los trabajadores, y a su alrededor, una cantidad de letradas opiniones que pontifican sobre lo divino y lo humano. Al final, el cuento termina con un decreto del gobierno fijando autónomamente el nuevo tope de salario mínimo, porque las partes no pudieron ponerse de acuerdo.

Vamos a ver como viene el “aguinaldo” de Santos a la población laboral más pobre y sufrida de Colombia, esa misma que ahora vive a la intemperie o en albergues públicos damnificada por la impetuosa acometida de la  naturaleza envuelta en el más crudo invierno que recuerde el país en la historia.