Otro zarpazo a Ecopetrol

01.12.2010 07:28

En medio de ardientes debates políticos, como las chuzadas, por ejemplo, se decidió vender otro 10 por ciento de Ecopetrol a la empresa privada, y nadie dijo nada. En solitario, el senador del Polo, Jorge Enrique Robledo, fue el único dirigente nacional que intentó llamar la atención sobre el segundo golpe que se le da a la “gallina de los huevos de oro”.

Las razones de su oposición  a la medida son las siguientes:

Aumenta la privatización de una empresa que debe ser pública, dada la importancia estratégica de los hidrocarburos.

Como está comprobado, los intereses privados tienden a imponerse sobre los públicos en la dirección de una empresa, así los particulares no posean la mayoría de las acciones.

Según muestra lo que ocurrió con la privatización del primer diez por ciento de Ecopetrol, es muy probable que este nuevo paso en el mismo sentido se haga vendiendo las acciones por menos de su valor real, con lo que, otra vez, se defraudaría el interés público.

La ley 1118 de 2006 permite la capitalización de Ecopetrol por privados y no la venta de acciones del Estado en Ecopetrol, figuras que aunque de privatización las dos, no son idénticas. Luego el gobierno tendría que hacer aprobar una nueva ley en el Congreso.

Como se explica en la fábula para educar niños, no es inteligente sacrificar la gallina de los huevos de oro. Ecopetrol es la mayor empresa de Colombia, actúa en un sector que genera enormes utilidades y es la que más riquezas transfiere al Estado. Entonces, si la Nación se queda sin el 20 por ciento de Ecopetrol, cada año recibirá 20 por ciento menos de la empresa, lo que equivale a decir que cada cinco años habrá uno en el que no le toque nada de sus utilidades.