"O es corrupto o es inepto"

25.10.2010 13:50

    El senador Jorge Enrique Robledo denuncia que hay una conspiración para destruir al Polo. Eso es cierto, y hace rato. Si no hubiera sido así, el Polo habría ganado las elecciones presidenciales pasadas con el ex magistrado Carlos Gaviria en vez de Petro. Este tema se trató en una columna de nuestro Director: “Nadie sabe para quién trabaja”, publicada por ahí en varios medios virtuales del 14/04/10 en la que sugería que la gran marea verde de Mockus no era más que el descontento de la gente frente a la administración de Uribe que el Polo no había sido capaz de capitalizar con el candidato Petro.

De acuerdo en esto –honorable senador- parece también que va resultando indefendible la administración de Samuel Moreno porque lo que ha denunciado Petro y Cía., no es más que la profundización de un escándalo de corrupción que venía oliendo mal desde antes.

Petro, como buen oportunista que es, se apodera del escándalo, no por oxigenar la administración pública y depurar a su partido político, sino porque –se dijo también ya- no le dejaron entregarle el Polo a Santos en bandeja de plata.

Pero, senador Robledo, siendo cierto eso, no se puede mezclar lo uno con lo otro, que parece ser lo que usted intenta hacer. Decir que los ataques a Samuel hacen parte de la “conspiración para destruir al Polo”, es como indicarle a la gente que Samuel está siendo víctima de una infamia preñada de calumnias, lo cual no es cierto. Las investigaciones adelantadas sobre el grupo Nule, por hablar tan sólo del reflector que más deslumbra, y las acusaciones del mismo vocero legal de ese grupo, ya nos dicen que en este episodio hay algo sucio.

El Polo ahora lo que debiera hacer es asumir con inmenso valor civil toda la responsabilidad que le quepa en el trágico episodio. Quizás conlleve una catártica depuración. Quizás quede reducido a su mínima expresión. Quizás Petro ya no sea del equipo. Quizás la Anapo nunca lo fue. Quizás necesite volver a Gaviria.

Intentar algo de esto, o algo de todo esto, resultaría más prudente que echarse al hombro la inocencia de un alcalde que como dijo el mismo Nule “o es corrupto o es inepto”.