Los muertos seguirán votando

10.03.2011 02:22

El registrador nacional, Carlos Ariel Sánchez, desestimó nuevamente la eficacia de la ley que depura el censo electoral mediante la eliminación de las cédulas de las personas que se abstuvieron de votar en las elecciones presidenciales del año pasado.

Esos ciudadanos, unos 15 millones según el cálculo de la misma Registraduría, tendrán que volverse a inscribir si desean votar en las próximas elecciones de gobernadores y alcaldes; asambleas y concejos.

En una muy contundente respuesta al ex alcalde Jaime Castro quien apoya la depuración así establecida, el registrador le dice que “si una persona sale con la cédula de un muerto a votar, también puede salir a inscribirse”. Así de sencillo.

El registrador insiste en que el mejor control es la identificación biométrica, mecanismo que está listo pero no cuenta con presupuesto asignado por el gobierno nacional para implantarlo en las elecciones del 30 de octubre.