Los agüeros del 31

29.12.2010 09:01

Las supersticiones siguen haciendo parte de la cultura popular y en los fines de año, la gente acostumbra seguir ciertas ceremonias en busca de la prosperidad que, desde navidad, nos deseamos unos a otros.

·         En todo el país, en unas regiones más que otras, por años se han practicado agüeros el 31 de diciembre, entre los cuales, sobresalen:

·         Para garantizar la prosperidad y la fortuna, báñese con champaña a las 12 de la noche.

·         Al ir sonando las campanas de las 12 de la noche, vaya comiéndose 12 uvas (seis rojas y seis verdes) y por cada una, vaya pidiendo un deseo.

·         Póngase cucos amarillos: atraerá las buenas energías.

·         Coma lentejas, son buenas para la abundancia.

·         Agradezca a Dios por todas las cosas positivas que tuvo durante el año que concluye.

·         Haga un paquetico organizado con maíz, chocolate, lentejas, sal y azúcar y guárdelo durante todo el año. No le faltará la comida.

·         Para dejar la soltería, se acostumbra a sumergirse en el río más cercano. El próximo año encontrará al amor de su vida.

·         Si quiere salir de viaje, recorra su cuadra cargando varias maletas.

·         Para garantizar la protección personal, rece a las 12 de la noche el Salmo 91.

·         Para la protección del hogar, haga un sahumerio en su residencia. Puede ir acompañado con una vela blanca para purificar el ambiente.

·         Procure que el 31 de diciembre su casa este resplandeciente. Ese día barra de adentro para afuera.

·         Arregle la mesa del comedor con uvas verdes, espigas, pan y naranjas, las que se deben comer el primero de enero bien temprano.

En general, todo lo que haga este último día del año, para garantizar el bienestar suyo y de quienes le rodean, debe estar acompañado de pensamientos positivos y una profunda fe en que todo lo que venga será mejor.