Lo mismo que aquí

04.12.2010 06:24

Políticamente hablando, la población de Estados Unidos no resulta más culta que la latinoamericana a la hora de tomar partido, según el distinguido analista y reputado lingüista, Noam Chomski.

En declaraciones a la internacional periodista, Amy Goodman, el disidente político estadounidense, autor de más de 100 libros y profesor emérito de Massachusetts, sostiene que la sociedad en su gran mayoría, rechaza a la clase política pero, llegada la hora, elige a “los mismos con las mismas”, como diríamos por aquí.

Cuando la periodista le pregunta sobre las recientes elecciones parlamentarias en las que los republicanos retomaron el control de la Cámara y redujeron sustancialmente su distancia con los demócratas en el Senado, Chomski le responde:

-El movimiento Tea Party es, tal vez, un 15 o 20% del electorado. Es relativamente acaudalado, blanco, nativo, ya sabe, tiene características más bien tradicionales de carácter nativo. Pero lo que es mucho más importante, pienso, es la indignación. Más de la mitad de la población dice que más o menos lo apoyaron, o apoyan su mensaje. Lo que piensa la gente es extremadamente interesante. Quiero decir que los sondeos revelan abrumadoramente que la gente está muy amargada, molesta, hostil, opuesta a todo. La causa primordial es sin duda el desastre económico. No sólo es una catástrofe financiera, es un desastre económico. Quiero decir, en la industria manufacturera, por ejemplo, la tasa de desempleo está al nivel de la Gran Depresión. Y a diferencia de la Gran Depresión, esos puestos de trabajo no volverán. Los propietarios y administradores estadounidenses han tomado hace tiempo la decisión de que pueden obtener más beneficios con complicados negocios financieros que mediante la producción. De modo que las finanzas -y esto data de los años setenta, sobre todo Reagan lo aumentó, y después- La economía ha sido “financiarizada”.

-Las instituciones financieras han crecido enormemente en su parte de los beneficios corporativos. Podrá ser algo como un tercio, o algo semejante, en la actualidad. Al mismo tiempo se ha exportado la producción. Si se compra algún artefacto electrónico es chino. China es una planta de montaje para un centro de producción del noreste asiático. Las partes y componentes llegan de los países más avanzados y de EE.UU., así como la tecnología. Por lo tanto, sí, es un sitio barato para ensamblar cosas y venderlas de vuelta aquí. Bastante similar en México, ahora Vietnam, etc. Es la manera de lograr beneficios. Destruye a la sociedad en este país, pero eso no preocupa a la clase propietaria y a la clase gerencial. Su preocupación son los beneficios. Es lo que impulsa la economía. El resto es una consecuencia.

-La gente está muy amargada por ello, pero parece que no lo entienden. De modo que la misma gente, que constituye una mayoría, que dice que Wall Street tiene la culpa de la crisis actual, vota republicano. Los dos partidos están profundamente metidos en los bolsillos de Wall Street, pero los republicanos mucho más que los demócratas.

Lo mismo vale para un tema tras otro. El antagonismo hacia todos es muy elevado -un auténtico antagonismo, a la población no le gusta los demócratas, pero odia aún más a los republicanos. Está contra el gran dinero. Está contra el gobierno. Está contra el Congreso. Está contra la ciencia.