Llegó viva y amaneció muerta

26.02.2011 17:55

Inexplicablemente falleció esta mañana en el puesto de salud de Tocancipá, la joven Carolina Montoya Martínez, quien había ingresado hacia las dos de la mañana con un fuerte dolor de cabeza, según dijo su madre, la señora, Teresa Martínez, quien la acompañó.

La paciente amaneció muerta y, al parecer, ni el médico de turno ni el personal especializado del puesto de salud, se dieron cuenta.

Las únicas informaciones de que se disponen es que en la mañana cuando la madre de la occisa fue a ver cómo había amanecido, la encontró muerta.

Por las circunstancias que se desprenden de tan inexplicable deceso, el personal especializado del puesto de salud se abstuvo de suministrar mayores detalles y el médico de turno salió a las dos de la tarde sin dejar mayores explicaciones.

Un médico que pidió reservar su nombre le explicó a El Satélite que un dolor de cabeza mortal puede deberse a una aneurisma que consiste en la dilatación anormal de un sector del sistema vascular que puede localizarse, inclusive, en el corazón, provocando la muerte por infarto. También pudo haber sido por una meningitis que es la inflamación de las membranas de la naturaleza conjuntiva que envuelven el encéfalo y la médula espinal o, finalmente, por un trombo en la sangre que fluye hasta el cerebro haciendo doler la cabeza.

Pero son diagnósticos que sólo se podrán saber en la necropsia.