La vajilla del desempleo

01.11.2010 04:49

    Bueno, leer estadísticas no es fácil. Pero leer las estadísticas del DANE es cosa de locos porque el DANE se ha propuesto una metodología abiertamente intencionada para que nadie la entienda, y que si alguien entiende, entonces que no la pueda discutir en términos racionales, que es como debieran discutirse las estadísticas, sino en términos subjetivos que es  en donde toda racionalidad se vuelve un asunto de locos.

Y claro, como el periodismo en su día a día anda de afán, los medios divulgan los comunicados del DANE hechos a la buena imagen y semejanza del gobierno de turno.

Así, por ejemplo, si uno mira el comunicado correspondiente al desempleo en septiembre de 2010, el DANE  le informa que “la tasa (nacional) fue de 10,6%”. Más adelante le dice que en el trimestre julio-septiembre de 2010 “el desempleo fue del 11,5%”. Y, si ya usted entra en confusión, lo remata más adelante diciéndole que para los 12 meses que se cuentan entre octubre de 2009 y septiembre de 2010, “la tasa de desempleo es del 11,9%”.

En ese breve comunicado, porque también el DANE procura ser breve, no en gracia de la claridad sino en procura de que se entienda lo menos posible, el lector ha recibido tres tasas de desempleo: 10,6, 11,5 y 11,9 por ciento, respectivamente. Y no pare mientes en los otros indicadores que le insertan a ese breve comunicado que generalmente divulgan los medios, como  tasa global de participación y tasa de ocupación; o la tasa que muestra los sectores con mayor ocupación o los de menor ocupación, y ni siquiera se detenga un instante a ver las tasas de la ciudad con más alto desempleo, participación y ocupación, en contraste con la ciudad de más bajas tasa s en esos mismos ítems, porque se enloquece: bueno, ya está.

Hay que guardar cordura para proseguir con las siguientes tasas de desempleo que le embuten al comunicado en el “total 13 áreas”.

Ahí entonces le dicen que en septiembre de 2010 la tasa de desempleo fue del 11,5%; que en el trimestre julio-septiembre fue de 12,3% y que la de los últimos doce meses fue de 12,7%.

En conclusión, tenemos que, en solo tasa de desempleo, usted ha recibido no una sino seis porque el DANE es generoso y al que no quiere una alta tasa de desempleo, entonces le embute seis: 10,6, 11,5, 11,9, 11,5, 12,3 y 12,7 por ciento, respectivamente.

Como el somero informe contempla también los rubros de participación, ocupación, jefes de hogar, sectores de mayor ocupación y cabeza y cola de las ciudades, pues, no es sino que multiplique seis rubros por seis tasas y se dará cuenta que en no más de 123 palabras que tiene este comunicado al que me refiero, algo así como un cuarto de página de un papel-carta, nos han embutido o hemos engullido 36 cifras estadísticas distintas sobre un mismo concepto.

Y no hemos empezado la discusión sobre si la metodología es o no es correcta; si considerar al vendedor de cachivaches en un semáforo es o no es un empleo, o si se puede considerar empleado el que trabaja un día a la semana o quien por no tener nada más que hacer le ayuda a alguien que al menos le da para mitigar el hambre de vez en cuando; en fin…