La unión hace la fuerza

19.11.2010 06:30

Santos, cada vez más lejos de Uribe.- La noticia política del año será la unión del Partido Liberal y Cambio Radical, prevista para las próximas horas, según anticipó el director único del liberalismo, el excandidato presidencial, Rafael Pardo.

Es un síntoma inequívoco de que el otrora llamado “Glorioso Partido Liberal”, esta devuelta al escenario de la vida nacional.

El liberalismo, escindido de muerte (bueno, casi) en las elecciones del 2002 cuando el candidato disidente Álvaro Uribe le ganó las elecciones presidenciales al candidato oficial Horacio Serpa, inicio la travesía de un desierto que terminó con la elección del presidente Santos en junio del presente año.

La unión, que más que unión debiera considerarse el retorno de los liberales de Cambio al seno del liberalismo oficial, deja claro que el presidente Santos va por la gloria histórica de que se le recuerde como el gran salvador del Partido Liberal que una vez fue el bastión de su tío-abuelo y de toda su dinastía de políticos, periodistas y escritores.

Por esto nada más, debe considerarse a Santos muy lejos de su mentor, el expresidente Uribe que, si de algo se ufanaba, era de haber hecho arrodillar a sus pies al Partido que una vez le negó el aval como candidato a la Presidencia de la República.

Es de prever que la nueva fuerza política de mayor peso en el parlamento atraiga otros políticos “descarriados” del liberalismo, si así puede considerarse, muchos de ellos encantados por prebendas burocráticas y quizás hasta de índole non sanctas, a otras colectividades, especialmente al Partido de la U.

Si los nuevos mejores amigos como son ahora Santos-Chávez/Chávez-Santos; si el cambio de la terna a Fiscal General de la Nación, y si el destape de escándalos como las chuzadas y la corrupción en Fondelibertad tienen la urticaria de Uribe al rojo vivo contra su sucesor, esto del enroque político que lo protegerá en adelante de sus pataletas y retaliaciones a través de la U, que hoy más que nunca ya no es U de unidad sino U de Uribe, seguramente lo sacará de casillas y, entonces, veremos lo que todos esperan como en la “Crónica de una muerte anunciada”: la feroz oposición abierta de Uribe a Santos.