LA CACERÍA NO ES DE BRUJAS

10.08.2017 03:03

 

¿Quién le hace el favor a quién?
--
 
RED-GES
(Director: Octavio Quintero)
--
Referencia: Implementación acuerdos de paz
--
 
¿Qué tal que la Corte Constitucional no le hubiera devuelto al Congreso la capacidad de discutir y reformar, si fuere el caso, los proyectos de ley y de actos legislativos que en desarrollo de los acuerdos de paz con las Farc le presentara a su consideración el gobierno nacional?
 
Y lo mismo: ¿Qué tal que la Corte se hubiera inhibido de hacer control de constitucionalidad a los decretos de ley expedidos por el gobierno en uso de las amplias facultades extraordinarias que le otorgó el Congreso con el mismo fin de desarrollar los acuerdos de paz?
 
Los micos que se han venido encontrando en los actos legislativos, las leyes y los decretos hasta ahora presentados al trámite legislativo o llevados a examen de constitucionalidad son de tamaño orangután.
 
¿Qué tal la “chambonada” de intentar permitir que las Farc destinaran parte de los recursos que vienen declarando, fruto del crimen en diversas formas, secuestro y narcotráfico especialmente, en la financiación de su campaña política?
 
¿Y qué tal la autoincriminación que se hace el Estado en el acto legislativo 04 a punto de expedirse por el Congreso donde se reconoce que con su aquiescencia se crearon, armaron y desempeñaron distintas formas de organización paramilitar?
 
¿Y, ahora, qué tal la denuncia hecha conjuntamente por el contralor y el procurador sobre el acto legislativo 012 que le retorna vida política a todos los altos funcionarios públicos sancionados disciplinaria y fiscalmente por actos comprobados de corrupción?
 
Que se hayan denunciado estos micos, no significa que ya estén en el lugar adecuado; no, ahí andan metidos en los proyectos, y si solo nos quedamos en la simple denuncia, van a pasar,  sencillamente porque, metido dentro del gobierno alguien de muy alto rango le tiene que estar haciendo el mandado a las Farc a fin de favorecerlas más allá, inclusive, de los grandes beneficios que ya automáticamente alcanzaron en los acuerdos mismos.
 
Y eso que no se ha abierto la caja de Pandora más grande que falta: la JEP (justicia especial para la paz) que deberá definir si sí van a pagar alguna pena efectiva los autores de crímenes de lesa humanidad, tanto alzados en armas como los muchos miembros del Ejército y la Policía que aplicaron justicia por su propia mano.
 
Vale la pena detenernos un instante en el último entuerto denunciado por el procurador y contralor en la reforma política, porque nos pone de presente que la ‘cantaletosa’ propaganda oficial contra la corrupción es solo eso: una cantaleta populista para engañar a la gente porque si de verdad quisiéramos derrotar a los corruptos, bastaría con sacar las armas que ya están en el arsenal legal de la jurisprudencia nacional, como un gran saludo a la bandera.
 
Por eso venimos diciendo que Colombia es un país de mucha ley y poca autoridad. Nos encanta proponer una ley para hacer cumplir otra ley; expedir un decreto para hacer cumplir lo previsto en un decreto anterior. Y todo esto con un gran titular de primera en los grandes medios adictos al gobierno: “Frontal lucha contra la corrupción”, o algo parecido, según el caso.
-
 
Fin de folio.- ¿Qué tal el cambio que nos ofrece el candidato presidencial Humberto de la Calle, encabezando su equipo asesor en materia económica con el exministro, Rudolf Hommes, conocido de autos en la introducción del neoliberalismo en Colombia?