Hagámonos pasito Presidente

05.11.2010 05:16

Sobre la reforma a las regalías, puede que no lleguemos a tanto como a la independencia de Casanare que se propuso recientemente en TV por intermedio de prestantes líderes de ese departamento. Ni que, tampoco, el debate concite sediciones como las sintetizadas en Casa Verde, hablando de las Farc. Pero que en torno a tan delicado tema han ido subiendo de tono expresiones federalistas, por llamarlas de alguna manera, no cabe duda.

Admitamos, en gracia de discusión, que en el ámbito nacional, expresiones como las del gobernador de Casanare y sus gentes, no merecen mayor atención; no porque no sean importantes, sino porque Bogotá, corazón del dominante pensamiento centralista que rige al país, todavía tiene a Casanare como “Territorio Nacional”. Otro análisis estaríamos haciendo si eso mismo que se trasmitió por TV en horario AAA, hubiera salido de Antioquia, Cundinamarca o el Valle.

Lo que no resulta comprensible es que también se haya ignorado en este debate una voz tan calificada como la del gobernador de Santander, Horacio Serpa, de quien, por lo conocido, toda presentación sobra. Serpa es abanderado de esa lucha que, en primer lugar, rechaza el calificativo de ladrones que endilga a todos los gobernadores y alcaldes del país; y, en segundo lugar, porque no se puede hacer una reforma que afecta a tanta gente, sin previa socialización y concertación del tema.

Aquí, al ministro de Hacienda se le ocurrió un día presentar un proyecto de acto legislativo reformando la concepción participativa de las regalías entre nación, departamentos y municipios, sin importar qué pensaban esos de más allá: los de la periferia.

Y como no contaron con ellos, es por lo que les ha tocado salir a los medios a defender lo suyo y a decir lo que sienten. Después de Serpa, vino el Casanare, como queda dicho; y ahora sale a escena el gobernador del César. Y ojo que aquí puede que ya tengamos un escenario más complicado, pues, al Caribe hemos llegado, una región ya con más peso específico que, en las pasadas elecciones, impulsó su papeleta regional y le fue aprobada. Así que ellos ya tienen algún argumento constitucional para decirle al gobierno nacional “para cunata na”.

En palabras del senador del Polo, Jorge Enrique Robledo, el gobierno no debiera seguir manipulando este tema, generando todo tipo de reacciones, sesgando su importancia y ocultando sus verdaderos intereses.

Si no se quiere prender la llama de la autonomía; y si no se quiere distraer la atención del país de otros asuntos álgidos e inaplazables como la ley de tierras y la ley de víctimas, por mencionar sólo los de mayor impacto político y social,  apaguemos ese tema de las regalías; pongamos las cartas sobre la mesa y “hagámonos pasito” como dijo recientemente el presidente Santos.