Habla alcalde de Gachancipá

04.11.2010 10:43

“Soy víctima de una

Conjura política”

“Me tienen envidia. Están tratando de dañarme la imagen porque me ha ido bien, esa es la gran verdad”, declaró esta mañana a El Satélite el alcalde de Gachancipá, Alfonso López, al referirse al escándalo en que se ha visto envuelto en las últimas horas en torno a un lote rural que negoció y que luego fue cubierto por la zona industrial con su consiguiente revalorización.

El mandatario local atribuyó la denuncia de Miguel Rodríguez a persecución política y dijo que junto con el papá del ex alcalde pasado, don Eduardo Díaz, son las únicas dos personas que tiene en la oposición.

López dijo que la negociación del lote en cuestión la venía adelantando desde antes de ser alcalde. “Fue un tira y afloje porque la viejita también es negociante.  Por un tiempo, el negocio quedó ahí suspendido y fueron ellos los que me buscaron. Ella vino con sus hijos a mi casa y finalmente cerramos el negocio en el que yo les di 30 millones de pesos más una propiedad que tenía consistente en tres apartamentos y dos locales”.

El alcalde dijo que la plata se la fue pagando en cuotas de 3 millones mensuales y el resto a la firma de la escritura.

 

Nada puede hacer

El alcalde dice una y otra vez que en estos momentos, nada puede hacer con el lote. “Entre otras cosas –agrega- resultó con una cabida inferior a lo que decía que me iba a vender. Ella hablaba de 11.100 metros y al hacer el levantamiento topográfico apenas arroja 8.850 metros”.

Sobre el particular recuerda que el decreto del nuevo POT  establece como mínimo una extensión de 20.000 metros para cualquier emprendimiento industrial. “Es decir –aclara- voy a tener que esperar que me socorra Dios para comprarle al vecino para poder hacer algo con ese lote. Fíjese usted –precisa- que entre lo que le di a la señora, más la plusvalía que tengo que pagar, el lote me va a salir como por 400 millones de pesos para dejarlo ahí sin producir nada. Si quisiera ponerlo a producir, tendría que hacerle otras inversiones que no tengo de dónde”.

 

Misión imposible

Cuando se le pregunta cómo fue que el lote resultó dentro de la zona industrial, el alcalde dice que es de una suspicacia infame pretender hacerle creer a la gente que se reformó el POT para incluir su lote.

“Yo no adelanté una reforma al POT para favorecerme yo, sino para ordenar al municipio. El área industrial consta de 562 hectáreas y era imposible abrirle un hueco para excluir 8.850 metros de 560.000, tan sólo porque era mío”.

 

Con la Fiscalía

Aunque algunas informaciones dan por hecho que ya el asunto está en conocimiento de la Fiscalía, el alcalde aseguró esta mañana que todavía no ha sido requerido por la autoridad. “Depende de que hallen méritos para abrir investigación. Hasta ahora, todo lo que se tiene es la denuncia de mis detractores, que fue lo que publicó Noticias Uno. A mí no me han notificado nada”.

Una y otra vez, el alcalde López se duele del escándalo en que ha quedado inmerso cuando todo lo que ha hecho es ordenar el municipio; transformarlo y modernizarlo y recuerda que también ha sido demandado por el arreglo de las vías; por la zonificación del comercio; por los corredores viales: “por todo”, agrega finalmente con tono de amargura.

“No he hecho nada mal hecho –agrega. Estoy siendo víctima del papá del ex alcalde, don Eduardo Díaz, que me odia y por el señor Miguel Rodríguez, un vago que no hace nada por la mañana y por la tarde descansa”.