Así no se gana el cielo

18.02.2011 13:26

La mentira es perversa

aunque sea piadosa.


La candorosa afirmación del cura José Francisco de Roux, provincial de los jesuitas en Colombia, en el sentido de que Uribe no sabía que los paramilitares lo estaban ayudando a llegar a la Presidencia, no quita la risa de aquel espíritu burlón que entre las sombras había, que al escuchar su versión “se reía, se reía”…

Según de Roux, Mancuso le pidió en el 2002 que indujera a la comunidad del Magdalena Medio a votar por Uribe… “Pero el ex mandatario no sabía nada de las pretensiones del paramilitar”.

¡Ay, Dios mio!... Así no se gana el cielo.

Amén de las muy serias versiones literarias y periodísticas que se han escrito sobre la azarosa vida de Uribe,  personas en las que confío plenamente por estos lares de Sabana Centro me han descrito hechos que el padre de Roux ignora, en virtud de la misericordia divina que perdona los pecados y miserias humanas.

Un joven esmeraldero, cuyo padre mataron en Muzo por haberle quitado la amante a un compinche, me dijo recién elegido Uribe en el 2002,  haber sido testigo de una reunión entre el entonces candidato Uribe y Víctor Carranza (el zar de las esmeraldas y rey de los paras), en donde se recogieron en totuma, como en las iglesias, 3.000 millones de pesos para financiar la campaña. Y un veterano ex sindicalista que anda por Gachancipá, cuya mujer es de Salgar, la tierra de los Uribe, me contó hace menos de un mes la forma como el padre de Uribe organizó a los finqueros de allá para exterminarlos.

Pero esas son minucias, padre de Roux. Y así como usted tiene la sospecha de que todo lo de los paramilitares fue a espaldas de Uribe, yo, por mi parte, tengo la convicción de que Dios no le podrá perdonar porque él sí sabía lo que hacía.

“La mayor parte de las cosas eran rumores, y en un juicio moral creo que Álvaro Uribe no es paramilitar, él no sabía nada de lo que estaba sucediendo con respecto a la solicitud de los paramilitares”, asegura de Roux…

Se equivoca padre cuando cree que un juicio moral puede absolver a Uribe. Por el contrario: es el juicio moral el que ya lo condenó. Falta ver en qué para la justicia de los hombres que rodea de garantías a los de cuello blanco y atropella a los de pata al suelo. Puede que se demore en su caso, o quizás nunca llegue. Pero con el primero, ya tengo bastante.