Alerta en Tocancipá

15.11.2010 13:42

El crudo invierno tocó las puertas de Tocancipá este fin de semana. Sectores críticos como la Estación, barrio las Palmas y Milenium, y obviamente, numerosos sitios de diferentes partes del municipio, estuvieron, literalmente hablando, con el agua al cuello.

Tocancipá es un municipio providencial. A pesar de sus 30.000 y más habitantes, en materia de orden público no pasa nada, en proporción a lo que debiera ocurrir en una población como esa, atendida sólo por unos diez agentes de policía efectivos, no propiamente conducidos con la mayor eficiencia.

El municipio se jacta de ser el de mejor ingreso per cápita entre todos los de Sabana Centro. Y, sin embargo, afronta el mayor problema de desempleo y, quizás, el de mayor pobreza. Un acucioso observador sobre este tema, dice que la diferencia social entre Sopó y Tocancipá, es que la clase laboral de Sopó vive de Alpina y la de Tocancipá de las flores.

El problema de salud, tiene a todo el mundo con “la rabia en el corazón”. Hasta los más influyentes miembros de la clase política se dan de bruces contra el Puesto de Salud cuando demandan los servicios asistenciales de este centro que, no sólo da grima, sino que, al decir de todos, mantiene un trato infame a todo el mundo, en especial a las gentes de escasos recursos.

En este caso, el tiempo se le ha ido a la administración municipal prometiendo un hospital municipal propio cuya idea parece agonizar también a las puertas del Puesto, igual que los pacientes.

El tema de educación es crítico. El año entrante, al menos 500 educandos más demandarán cupos en los colegios públicos. Sin entrar a considerar si físicamente se puede o no albergarlos, esa demanda requiere de por lo menos 30 profesores más, una decisión que no depende del municipio sino de la gobernación. Y ya sabemos que por los lados de la gobernación, las cosas son paquidérmicas y se diluyen en promesas.

El tiempo se le agotó también al alcalde hablando de un programa de vivienda popular que hasta ahora, lo único que se ve es una maqueta en el patio de la alcaldía, y una larga lista de aspirantes que de cuando en cuando son citados por la administración como para demostrarles que no se les ha olvidado. Bueno, ya eso es algo.

Estamos cumpliendo tres años también hablando de un Plan de Movilidad con el que, se suponía, se iban a resolver todos los problemas del transporte, que son varios: como que Tocancipá es el único municipio de Sabana Centro que todavía no tiene servicio público a las veredas de la loma oriental y que, por ejemplo, para ir a San Victorino, un punto a escasos tres kms del casco urbano, los usuarios tengan que hacer un tour por Bavaria, Briceño, Colpapel e intermedias de más de 45 minutos.

Pero, lo que realmente queríamos de momento llamar la atención, es sobre la pobreza franciscana en que opera el Cuerpo de Bomberos Voluntarios, no de ahora, para ser justos, sino de siempre. Hace unos cuatro años, su único carro de bomberos estuvo metido en un taller de mecánica esperando una partida de dos millones de pesos para poder ser reparado. Hace como un año, el alcalde viene hablando de un carro de bomberos "última generación", y parece que se acabará esta generación y el bendito carro no llegará. Hace unos pocos meses, la institución estuvo sin contrato con el municipio dizque, porque el alcalde lo que quiere es un cuerpo de bomberos propio. En esta emergencia invernal, se vio la impotencia de la administración para acudir con premura a los sitios afectados. Hoy es el agua y mañana será el fuego.

Solo la Providencia nos salvará de un desastre mayor… y Dios nos libre.