A veces llegan cartas

25.02.2011 07:25

El ciudadano Antonio Guihur Porto (aguihur@gmail.com), de Barranquilla, le escribe a la Corte Constitucional, con copia a los ministros de Protección Social y de Hacienda, y les dice:

¿Es justo que a los pensionados en Colombia se les incremente anualmente sus mesadas en un porcentaje inferior al pactado para el aumento del salario mínimo? ¿Cuál es el fundamento legal para esta discriminación con los pensionados?

Como se sabe, a los pensionados se les aumenta su mesada al inicio de cada año con base en el IPC. Un porcentaje que además de estar siempre fuera de la realidad económica del país, cada año está por debajo del porcentaje que se conviene para el incremento del salario mínimo. ¿Por qué? ¿Dónde queda el derecho fundamental de la igualdad expresamente establecido en la Constitución?

Los pensionados, durante toda su actividad laboral productiva siempre aportaron los mismos porcentajes en parafiscales, y teniendo en cuenta que los pensionados por su edad ya no son elegibles como trabajadores…  ¿por qué se les discrimina de esta manera mermándoles cada año el valor adquisitivo de su mesada pensional con relación al salario mínimo legal?

El sólo hecho de estar pensionado ya se ha tenido una merma considerable en los ingresos con relación al último salario alcanzado. Veamos por qué:

 1) - Tanto el Seguro Social como las otras entidades oficiales y privadas obligadas a reconocer pensión, calculan el valor de la mesada pensional  de acuerdo con el ingreso base de liquidación (IBL) alcanzado por el afiliado, que como es obvio, por ser un promedio de los últimos  10 años, el tal ingreso base de liquidación siempre será inferior al último salario del afiliado (primera causal de la merma salarial)

2) - Sobre este IBL se aplica el 75%, es decir, se disminuyen más aún los ingresos en un 25% cuando se pensiona.

3) - Sobre el valor de la mesada pensional liquidada, al pensionado se le descuenta directamente de su pensión el 12% como aporte de salud, es decir, un 8% más que era lo aportado por el empleador cuando era  empleado activo.

Si tan sólo sumamos los anteriores porcentajes de las mermas salariales ( 25%+8%), esto representa un total de merma salarial de un 33%, o sea, que el pensionado recibe una mesada equivalente a tan sólo el 67% de lo que eran sus ingresos reales como trabajador, y esto sin tener en cuenta la disminución que implica el cálculo del IBL.

Veamos el  ejemplo de un trabajador clase media, cuyo último salario pudo haber sido de $ 3.000.000. Su pensión, sin incluir el cálculo del IBL, le queda en $ 1.980.000, resultado de: 75% de $ 3.000.000 = $ 2.250.000, menos el 12%  de $ 2.250.000 = $ 1.980.000 que representa el 66% de su último salario. Luego, a ese trabajador ya pensionado, se le rebaja su calidad de vida y la de su familia, y si a esto le incluimos el hecho de que anualmente al pensionado se le incrementa su mesada con base en el porcentaje del IPC y no con base en el porcentaje del incremento del salario mínimo, cada año irá quedando rezagado su ingreso.

¿Es justa ésta situación de los pensionados en Colombia?

La Honorable Corte Constitucional tiene la palabra.