¿Qué más quiere, Amo?

26.01.2011 07:37

El presidente del Senado lo vació ante los periodistas que cubren Congreso, y le arrojó a los pies un contrato por 70.000 millones de pesos que acababa de suscribir para rentar 210 vehículos, última generación, con destino a los honorables.

Pero él, Omar Velásquez, director administrativo, dice que no tiene diferencias con Benedetti y que no siente que su actitud haya sido una afrenta (El Espectador).

Así son los pusilánimes. El presidente del Senado se lo ha pasado por la faja, quizás extralimitando sus funciones, y aquí, no ha pasado nada.

Sigue pareciendo rara la pataleta del senador porque, al decir del representante del Polo, Germán Navas Talero, coautor de la ley que dio autonomía de contratación a los directores administrativos del Congreso, los parlamentarios son elegidos por el pueblo para legislar y no para contratar.

Bueno, esa es la idea…